lunes, 19 de septiembre de 2016

Necesitaba decirlo: te quiero

Es extraño, te echo de menos pero de forma diferente. No me duele, miro a atrás y siento un profundo amor. Será la perspectiva de los kilómetros, o Suecia que me está haciendo abrir los ojos.

Te quiero. No sé porque lo siento tan fuerte, pero te quiero.

Sería más fácil no hacerlo pero no puedo reprimirlo... te quiero. Y tengo que vivir con ello.

Besos desde una Suecia preciosa, madura y bonita. También fría, pero ya sabes que yo siempre he sido más una chica de invierno.


lunes, 18 de julio de 2016

Todo lo que no me atrevo a decirte

Los días tras tu espalda me quedan grandes.

Siempre me has dicho que queriendo o sin querer, te enseño mucho. Y me parece que no te he dicho suficientes veces que la que más aprende soy yo.

¿Sabes? me has enseñado que uno tiene que salir a luchar por lo que quiere, no rendirse. Escuchar a tu corazón y hacerle un poco de caso. Siempre has luchado por mi, eso es algo que me ha fascinado desde el principio. A pesar de los prejuicios. Yo intentaba negarme la verdad, pero tú has estado siempre al pie del cañón. No importa si estaba con otra persona, si te odiaba... Salías a luchar por mi y yo, como siempre, me quedaba esperando.

Me he cansado. Me he cansado de quedarme ahí, esperando a que las cosas vengan a mí solas, así como por arte de magia. Si algo he aprendido de ti es a luchar por lo que quiero y te prometo que todo que lo te he dicho siempre es verdad: quiero despertarme en tu pecho, abrir los ojos y ver nuestro tatuaje. Eso es por lo que quiero luchar, aunque me lluevan balas, aunque muera en el intento.

Sé que no es buen momento, ambos necesitamos madurar, valorar y decidir. Tal vez leas esto ahora o tal vez leas esto en un futuro y te parezca ridículo. Pero yo esta vez lo tengo muy claro, voy a luchar por ti. Voy a apostar todo y a asumir lo que pueda pasar. Empiezas una nueva etapa, vas a conocer a mucha gente nueva e incluso puede que te enamores y encuentres a alguien capaz de llenar el vacío. Entonces, no me quedará otra que rendirme y aprender a vivir sin ti. Puede que yo encuentre a alguien que me curé las heridas tan bien como tú y me enamore. Entonces tendrás que aprender a vivir sin mí. Hasta entonces, te prometo que no voy a rendirme.

De verdad, de corazón, quiero que seas muy feliz M, te lo mereces. Ya lo sabes.


jueves, 7 de julio de 2016

Olvido

Dicen que tardamos en olvidar a alguien a quién hemos querido con toda nuestra alma la mitad del tiempo he hemos pasado con ella. Yo llevo media vida intentándolo y aún no lo he conseguido, ni creo que lo haga nunca.

Muchas veces me encuentro dando un paseo por la calle, sola, y me parece ridículo el tiempo, el espacio e incluso el planeta. No voy a olvidarte nunca, n sé a quién pretendo engañar si a los demás, a mis recuerdos, a ti o a mí misma. Sé que puedo aprender a vivir si ti pero nunca voy a poder olvidarte, y no será porque no lo he intentado.

Sin embargo parece que al resto del mundo le resulta mucho más fácil. Yo aún sigo sin saber a qué sabe la vida sin ti, sigo sin saber cómo olvidarte, a tus ojos color coca-cola, tu risa, tu forma de hacerme llegar a lo más alto, tu forma de animarme un jodido día gris y tu forma de gritarme.

¿Sabes? No me olvido de nada. Aún no sé si eso es bueno o es malo. No me ciegan los recuerdos pero tampoco me dejan seguir avanzando... Hay algo especial en todo esto, los dos lo sabemos. Pase el tiempo que pase, estemos juntos o no, te llevo tatuado en mi espalda. Para siempre. Tu a mi en el pecho, para siempre.

Joder ya lo he vuelto a hacer, he vuelto a escribirte en una noche de verano en la que no sé quién soy. No sé a dónde voy. Pero te echo de menos... y los esfuerzos que hago para no escribir más sobre ti han bajado la guardia. Debería parar.

Buenas noches.

martes, 24 de mayo de 2016

Solo a veces, te echo de menos

Hace un tiempo que escribo un diario de sueños. Creo que solo es otra forma de autotorturarme pues eres el protagonista de la mayoría de ellos.

Es viernes, 23:02, y te echo de menos. Te echo de menos una puta barbaridad. Podría contarte que en mis ojos se asoma el cauce de dos pequeños ríos que van a desembocar donde muere la inocencia. Podría contarte que me paso el día pensándote. Podría contarte que a ratos estoy mejor, que ni me acuerdo, que tengo algunos brazos que me empujan a lo más alto. También podría contarte que me estoy comiendo el mundo y que voy a ser una gran periodista. Y todo sería verdad.

Hace tiempo que la luna no se pasa a verme, espero que te esté cuidando bien. Me lo prometió. Quiero que seas feliz. Muy feliz. Y que en medio del éxtasis pienses en mi y no quieras perder un segundo del resto de tu vida. 

Estoy de bajón. Estoy de bajón porque te echo mucho de menos. Espero no volver a soñar contigo esta noche porque la realidad es un golpe en la cara.

Son las 23:11. Ha salido la luna en mi ventana, será que no estoy tan bien. Será que ha venido a cuidarme. Será que es mejor dejar de escribir por hoy. 

Seguiremos informando. 

miércoles, 13 de abril de 2016

Una y mil veces

Creo que no podría describirlo mejor, me siento parte de este poema. Sin duda, te lo hubiese escrito a ti:

Quiero que tengas la luna un poco más cerca,
que dejes de notar la gravedad.
No es tan difícil si dejas de pensarlo un segundo.

Quiero darte un besito en cada herida,
marino,
salado,
que escueza
y de ese modo
no puedas nunca olvidarte de mí.

Quiero curarte el insomnio,
acunarte en mis ojeras,
hacerte cosquillas con las pestañas
y que algún día te hagas hueco en mis pliegues.

Quiero que seas tú toda nuestra vida,
apartarme el cabello blanco de los ojos
y seguir viéndote bailar con la misma
sonrisa de octubre y no otra;
con la misma mirada de otoño y jamás otra.

Quiero encontrar al joven en el viejo
y que nunca nos distorsione el amor.
Quiero seguir enamorada de ti,
y nunca dejar de reconocerte.

Quiero ser pasado, presente y futuro 
y navegar en tu percepción del tiempo;
quiero hacerme vieja anudada a tus entrañas,
y poco antes de morir,
tatuarme que eres el amor de mi vida.

Entrar a la ducha juntos con la piel ya arrugada
y sentir que hemos vivido,
que estamos vivos,
y que te quiero como te quería 
cuando te empecé a querer.

-Sara Buho

domingo, 3 de abril de 2016

Domingo, otra vez.



Mirar y leer fotos antiguas es una bonita forma de autodestrucción.
Y así pasamos los domingos Bukowski y yo.
Desde que no estás, los domingos vuelen a ser, oficialmente, una mierda.


ME FLIPA ESTA CANCIÓN.
Y también me recuerda a ti, para que nos vamos a engañar.


lunes, 28 de marzo de 2016

LIFE GOES ON - Historias de rotos y descosidos -

Unos vienen,
otros se van.
La putada es que nunca sabes quien se quiere quedar de verdad. A tu lado.

Y que no te engañen,
vendrán lobos disfrazados de corderos.
Caerás.
Creerás.
Pero las palabras se las lleva el viento
y, sin embargo, los hechos
nunca han sido tan claros.

Estoy harta de daños,
de heridas,
de cicatrices
pero sobre todo de tus soluciones.
Si no puedes compartir tus fracasos,
no me sirve de nada celebrar las metas.

Huir no es la salida,
y no quiero pasarme la vida
entre salidas de emergencia

.