martes, 17 de junio de 2014

Ofreciéndote un rinconcito más de mi.

La próxima vez que leas esto estaremos de viaje, viviendonos una semana entera.
Viviendonos si, porque quiero regalarte todas las mañanas de mi vida. 
Quiero regalarte los desayunos encima de la mesa, de mi locura buscando tu cordura.
Quiero regarte mi espalda, lunares incluidos, para que tus manos incansables los recorran.
Quiero regalarte mis tardes de risas y también las aburridas.
Pero sobre todo quiero regalarte mis noches.
Ya lo sabes, te amo.


domingo, 8 de junio de 2014

Agresiones afectuosas

Hoy, entre risa y pellizco, pellizco y risa, me ha pasado.
Es la primera vez que lo siento tan real. Te reías mientras me suplicabas que parase -amenazabas con dejarme- y yo no podía dejar de mirarte. Estabas radiante, feliz y ha pasado. ME HA DADO UN VUELCO EL CORAZÓN. De repente he sabido que no te voy a dejar marchar nunca, que no voy a poder vivir sin tus carcajadas a pleno pulmón, sin tus mordiscos y sin tus pecas. Que eres lo más importante de mi vida y podría contaros por qué, podría describirle, pero entonces os enamoraríais de él y es injusto. 
Este terremoto solo me arrolla a mí.

Mario, quiero comerme el mundo contigo.


Y si, estoy enamorada a más no poder.

lunes, 2 de junio de 2014

Ocre Ocre

Hay días que simplemente necesitas mimos y que te alegren un poco el día.
El problema llega cuando, además de quedarte sin mimos, te hacen el día un poco peor.
Como si no fuera suficiente con no verte.
Y te vas a la cama enfurruñada  por gilipollas.
Que bien María, que bien.
Está claro que no todos los días va a brillar el sol; menos mal que la luna brilla siempre.